¿Cómo cuidar tu tatuaje después de tatuarte? Una guía completa

En la emoción de estrenar un nuevo tatuaje, puede que se te escapen algunos detalles sobre cómo cuidarlo adecuadamente. Pero, ¿sabías que la manera en que tratas tu tatuaje en los primeros días puede hacer una gran diferencia en su apariencia a largo plazo? Aquí encontrarás una serie de recomendaciones para cuidar tu tatuaje y asegurarte de que se vea perfecto durante mucho tiempo. ¡Continúa leyendo y descubre qué debes hacer y qué no después de tatuarte!

Consejos y recomendaciones esenciales para cuidar tu tatuaje

Mantenlo tapado durante los primeros 40 minutos


El vendaje que te colocan tras hacer el tatuaje tiene una función vital: proteger la piel recién tatuada de bacterias, polvo, luz solar y otros agentes que puedan afectarla. Aunque quieras echarle un vistazo a tu flamante obra de arte o mostrarla a tus amigos, ten paciencia. Más adelante tendrás todo el tiempo del mundo para presumirlo.
Pasado este tiempo, deberás tomar una ducha. Toma en cuenta las siguientes indicaciones.

Higiene y cuidado diario

Al tomar una ducha

– Usa agua tibia y jabón neutro para evitar irritaciones.
– Descarta jabones con perfume o alcohol que puedan dañar el tatuaje.
– En vez de esponjas, usa tus manos para limpiar con suavidad la zona y asegurarte de no dejar residuos.

Hidratación y protección

Aplica una crema sugerida por tu tatuador:
A partir del segundo día, es fundamental mantener la zona hidratada para favorecer la cicatrización. Eso sí, evita usar la crema en exceso y sigue las indicaciones dadas por el profesional al pie de la letra para prevenir infecciones.

¿Qué evitar durante el proceso de cicatrización?

¡Mar y piscinas!
Durante las primeras 2-3 semanas, evita bañarte en piscinas o en el mar. Estas aguas pueden contener bacterias que comprometan la salud de tu tatuaje y retardar su cicatrización.

Hacer Ejercicio
Después de tatuarte, es esencial evitar el ejercicio intenso. ¿La razón? El sudor y la fricción generados durante la actividad física pueden interferir con el proceso de curación del tatuaje, aumentando el riesgo de infecciones y afectando la calidad del diseño. Además, el ejercicio puede provocar inflamación adicional en el área tatuada. Por lo tanto, para garantizar que tu tatuaje se cure adecuadamente y conserve su apariencia vibrante, es recomendable tomarte un descanso del gimnasio y de cualquier actividad que cause sudoración excesiva en el área tatuada

Protección solar: tu mejor aliado

Mantente a salvo del sol:
El sol puede ser un gran enemigo de los tatuajes, especialmente de los recién hechos. Si necesitas salir, cubre el tatuaje con ropa amplia. Y una vez que esté completamente cicatrizado, nunca olvides aplicar protector solar de factor 30 o superior.

Posibles complicaciones y cómo abordarlas

Si experimentas síntomas como sarpullidos, enrojecimiento, escozor y/o picor, es posible que tengas una reacción alérgica o una infección. ¡No lo dudes y consulta a un médico!

La importancia de no tocar las costras

Un tatuaje suele tardar 1 o 2 semanas en cicatrizar, según la zona donde esté y su tamaño. Resistir la tentación de rascar o arrancar las costras es vital para un buen resultado. Estas costras se forman como parte del proceso natural de cicatrización y caerán por sí solas. Recuerda: rascarlas puede causar cicatrices y afectar la apariencia de tu tatuaje.

¡El gran final!

Una vez transcurrido un mes, ¡enhorabuena! Tu tatuaje estará completamente cicatrizado. Sigue protegiéndolo del sol y mantenlo hidratado. Ahora, es el momento de lucirlo con orgullo.

Comparte este artículo

Entradas relacionadas

¿Estas listo para entintar tu historia?

Open chat
Hola 👋
Aquí puedes cotizar tu tatuaje, escríbenos!